Los rebeldes resisten los ataques