Redada policial contra el narcotráfico en una favela de Brasil termina con una veintena de muertos