El asesino de Nueva Zelanda incluía referencias a España en su manifiesto supremacista