Sus reflejos le salvan de una muerte casi segura