La odisea de un refugiado sirio atrapado siete meses en un aeropuerto de Malasia