El campo de refugiados de Moria es ahora un centro de detención