La actitud de unos pocos refugiados provoca una mala imagen de la mayoría