El régimen libio condena los intentos de facilitar sus fondos congelados a los rebeldes