El régimen sirio recurre al Ejército para aplastar las protestas