El régimen sirio puede estar preparando un nuevo ataque con armas químicas