Los reguladores nucleares elevan la gravedad de las fugas en Fukushima