La reina Isabel II recibe una rosa que lleva el nombre de su marido y que podrá ver desde su ventana cada mañana