La religión se cuela en la mina