La violencia de la represión policial sigue elevando la cifra de muertos en Egipto