Los rescatadores trabajan a contra reloj para encontrar supervivientes tras el terremoto en Taiwán