El rescate, cuestión de días