Los mejores médicos de Tailandia atienden a los niños que van saliendo de la cueva