El respeto de los Derechos Humanos en Latinoamérica todavía es un reto