El responsable de la investigación sobre la guerra de Irak promete ser riguroso