La revolución en Egipto acaba con el acoso a las mujeres... o casi