El rey piloto confiesa su pasión