Decenas de personas rezan bajo la lluvia en Nantes para pedir a Macron que permita las misas