El ritmo de Rodríguez Zapatero