La policía británica busca un retrete de oro que fue robado del palacio en el que nació Churchill