El romance de Hollande, ¿un asunto de Estado?