Salé reconoce que el acceso al poder es un derecho de la oposición