El salto desde un acantilado de más de 25 metros que pudo tener un triste final