Los salvó una nota milagrosa