Los 33, a salvo