Los samuráis de Fukushima esperan la muerte