Los sistemas sanitario y educativo todavía tienen graves carencias, según organizaciones humanitarias