El sargento de EEUU acusado de matar a 16 civiles en Afganistán evita su ejecución