Un joven de 19 años se queda parapléjico tras ser tiroteado por un agente que confundió el móvil con una pistola