Secuestro con final feliz en la selva colombiana