Una segunda prueba confirma que Nisman no tenía restos de pólvora en sus manos