Una segunda explosión borra toda esperanza de encontrar vivos a los mineros