Cada 30 segundos muere un niño menor de cinco años por neumonía en el mundo