De dar patadas al balón en un semáforo, a un equipo profesional gracias a un vídeo viral