Una semana sin noticias de los tres hermanos de Michigan