Tres semanas después, sigue el despliegue de furia el Kilauea