Los servicios sociales tendrían que haber evitado la muerte por inanición de una niña de siete años