Sídney, cercada por los incendios: el calor extremo y el viento avivan las llamas