Un niño de seis años siembra el pánico al acudir armado al colegio en Houston