Viven en silencio para evitar los ataques epilépticos de la pequeña Blisse