Un simulacro pondrá a prueba al aeropuerto de Bruselas