Sin miedo en el Sáhara: los españoles siguen viajando pese a la alerta terrorista