El sindicato clave en la revuelta propone tres medidas urgentes al Gobierno