La situación se agrava en Túnez donde la oposición denuncia más de 60 muertos