Revelan cómo pilotos y controladores pagaban para conseguir certificados médicos