Una niña de diez años sobrevive a la picadura de la medusa más venenosa del mundo